Con el apoyo de Stabilo aula

Los 20 errores ortográficos más comunes

Los 20 errores ortográficos más comunes

Quién no recuerda o utiliza aún los cuadernos Rubio. Esos mágicos cuadernillos con el sabor de antaño que pretenden mejorar nuestra ortografía, el cálculo o la resolución de problemas... Pues bien, en su web nos dejan cosas interesantes como ésta: los 20 errores ortográficos más comunes. Ayudemos a combatirlo.


1. Olvidamos las tildes. Por comodidad y rapidez. No es lo mismo indicar que “ese libro me lo dio a , que “ese libro se lo dio a mi madre”. 


2. Confundimos a ver con haber. ¡Y en más ocasiones de las que nos pensamos! Un clásico de las confusiones en palabras homófonas (que –recordemos- se pronuncian igual pero se escriben de distinta forma).
3. Obviamos por completo los signos de puntuación, escribiendo por ejemplo frases que aparentemente son interminables pero que perfectamente se podrían dividir en más de dos. No es correcto dejarse por el camino puntos comas puntos y comas e incluso signos de exclamación o interrogación Pero es todavía más complicado acertar la entonación de un enunciado cuando no existe ninguna pausa a mitad trayecto. Difícil respirar, ¿verdad?
4. Por otra parte… ¿qué es de la letra h? Se trata de otra de las grandes olvidadas. Por ser muda, la abandonamos frecuentemente en nuestros comentarios. Y esto ocurre, sencillamente, por escribir tal y como hablamos.
5. En ocasiones, por querer escribir los signos de puntuación, lo hacemos de forma incorrecta. Un error recurrente es dejar más espacios de los necesarios entre las palabras que los flanquean. Por ejemplo:
Fue a por pimientos , patatas , tomates y pepinos. ( Y no se olvidó de la lechuga )
Fue a por pimientos, patatas, tomates y pepinos. (Y no se olvidó de la lechuga).
6. Hechar de menos no existe. ¡Esta vez, es sin h! La expresión correcta es echar de menos.
7. Puede ocurrir que abusemos de las mayúsculas de forma innecesaria, cuando no es nuestra intención poner énfasis en el mensaje que estamos dando.
8. Pero, por otra parte, no siempre recordamos que los nombres propios van siempre en mayúsculas. Así somos, ¡contradictorios por naturaleza!
9. Pero… ¡esperad! ¡También las olvidamos cuando comenzamos nuestras frases! Recordad que los inicios merecen ser celebrados.


 10. Otro error a corregir, sabemos que la letra k no es la letra c. Este hábito mal adquirido es uno de nuestros mayores retos en la escritura en redes sociales. ¡Pero no hay nada imposible en este mundo! 

11. También abusamos de la letra j cuando simulamos por escrito que nos reímos. (Aunque seguramente sea el propio teclado el que nos pueda jugar una mala pasada esta vez…). Jajajajajaja, no es lo mismo quejajajjjjajaajajaja. ¿Verdad? 

12. Volviendo a los signos de puntuación, confundimos los puntos con las comas y viceversa. No existen las comas suspensivas, ni los puntos que actúan como espacios…

13. Por otra parte, nos empeñamos en ahorrar tiempo sustituyendo las elles por y griegas. ¡Pero no son las mismas!

14. Expectacular no existe, sino que la palabra correcta es espectacular. 

15. El verbo haber antes de cada participio, siempre lleva hHa dicho, ha hecho, ha comido… Pero no diremos que “se va ha su casa”. Si actúa como preposición, irá siempre sin h.


17. Había y habían. Había es un verbo impersonal. Y habían solo lo podremos utilizar como verbo auxiliar a un participio. SÍ: Había tres sacos de patatas. NO: Habían tres sacos de patatas / SÍ: Ellos habían conseguido hacer los deberes a tiempo.

18. ¡Más! Los imperativos no utilizan la fórmula de los infinitivos¡Cerrad la puerta, por favor! NO¡Cerrar la puerta por favor!

 19. También olvidamos las tildes en los pronombres exclamativos e interrogativosSÍ: ¿Cuál ha sido el proyecto ganador? NO: ¿Cual ha sido el proyecto ganador?

20. Y por último… Hacer siempre se escribirá con c, y no con s. La pronunciación del español en algunos territorios de nuestro país y de la comunidad latinoamericana, confunde su escritura.

La mejor manera de combatir este vicio del lenguaje es a través de la lectura. Cuando posamos la vista sobre una palabra en repetidas ocasiones, la recordamos más fácilmente.

0 comentarios :

Publicar un comentario